Archive | Hoteles RSS for this section

Disfrutando la blogroom del Hotel Horizonte

Hace un par de años celebré mi aniversario en el Hotel Horizonte en una romántica habitación con vistas al puerto y este verano fui a una de las RTPalma que se celebraron también allí y pude probar la piscina. Tras mis dos visitas ya me gustaba mucho el hotel por sus vistas y por su emplazamiento, por eso cuando me invitaron a visitar la blogroom no me lo pensé dos veces!

La blogroom es una preciosa suite en el noveno piso con jacuzzi y unas vistas increíbles, bueno increíbles es decir poco, son realmente espectaculares. Esta habitación seguía ocupada a nuestra llegada porque un cliente había alargado su estancia (cosa que no me extraña) por lo que nos dejaron eligir entre una suite igual pero en la séptima planta o una de las suites que tienen en el otro extremo del edificio en la primera planta, las vistas no son tan espectaculares pero el jacuzzi en el centro de la habitación si lo es 😉 Aunque fue difícil escoger las vistas ganaron la batalla y nos quedamos con la habitación “de altura”.

Vistas de la Catedral de Mallorca desde la terraza de la habitación

En compañía todo se disfruta más así que elegí el cumpleaños de mi marido para pasar dos noches alojada en el Hotel Horizonte y de paso lo celebramos con una barbacoa en el mismo hotel, indoor por culpa del tiempo, pero igual de rica. Después de la cena tomamos algo en el moderno bar del hotel que han abierto recientemente frente a la piscina. Acabamos la noche en el Paseo Marítimo al que bajamos andando porque está a sólo 10 minutos a pie aunque al regresar las cuestas y los tacones no fueron muy buena combinación,je,je.

El sábado amaneció lloviendo, pero fue algo que no le quitó belleza al paisaje, fue muy agradable ver como llovía desde la cama y ver como pronto se despejaba el día y empezaban a entrar los primeros rayos del sol por la ventana.

El día había refrescado así que no nos animamos a bañarnos en la piscina pero eso me hizo curiosear un poco más por las zonas comunes y comprobar que había un pin-pong, un billar, unas butacas de masaje y una zona de ordenadores, así que el que se aburra en el hotel en un día lluvioso es porque quiere.

Nosotros optamos por ir hasta el Porto Pi,  es lo más cercano para comer e ir de compras o al cine ( a unos 10 minutos a pie),  la verdad es que fuimos de tiendas pero no compramos mucho,je,je, el día que buscas no encuentras lo que necesitas. Regresamos al Hotel con la intención de ver atardecer pero el día nublado no lo hizo posible, en su lugar la luna nos regaló unas preciosas fotos.

No fueron las únicas fotos que hice ya que la terraza en forma de L  permite hacer panorámicas de la ciudad de Palma con su Catedral al fondo y el mar a la derecha. En la habitación que estuve la otra vez se veía parte del Paseo Marítimo pero desde esta se veía en su totalidad, me faltaban minutos para hacer fotografías antes de que anocheciera.

Si no te alojas en una de estas suites también puedes hacer una fantástica panorámica del Castell de Bellver desde el pasillo que lleva a las habitaciones y por supuesto de la gran terraza que hay tras el puente que une dos de los edificios del hotel. En esta terraza hay un pequeño banco para sentarse tranquilamente a disfrutar de las vistas.

Otra particularidad de estas suites es que el baño también tiene ventana por lo que la luz natural hace más agradable disfrutar del jacuzzi. Tras el relajante baño de burbujas no dio mucha pereza salir y más pudiendo cenar en la terraza de la habitación aprovechando que había subido de nuevo la temperatura así que decidimos encargar un room service.

El Hotel no tiene servicio de habitaciones propio pero te da la oportunidad de llamar al Sushi Club, pero para mi suerte (que no me  gusta el suchi)  también tenían sandwiches y hamburguesas. Este restaurante está cerca del Born por lo que el pedido tardo uno 40 minutos en llegar así que recomiendo llamar con tiempo…. Pedimos dos hamburguesas que venían curiosamente en cajas de sushi y acompañadas de pan de gambas, una curiosa combinación,je,je.

Incluso el último día antes de irme no pude resistirme a hacer las últimas fotos del sol apareciendo entre las nubes que aun merodeaban cerca del hotel, no pude subirlas a Twitter como me hubiera gusta porque la habitación no tiene Wifi, algo que eche mucho de menos. En las zonas comunes si hay Wifi y puedes aprovechar para escanear el código QR que esconde uno de los cuadros de la entrada, te animo a descubrir lo que contiene 😉

Como siempre os dejo con algunas fotos, intenté cazar también los impresionantes relampagos que precedían a la tormenta pero no tuve mucha suerte…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La mejor manera de no perderte ninguno de mis posts es suscribirte por email 😉