Archivo | Campings RSS for this section

Los encantos de Ibiza

Cala Martina

Dicen que Ibiza es uno de los mejores lugares para ir de fiesta pero aunque yo también fuí para conocer la noche ibicenca finalmente me dejé cautivar por sus encantos y lo que menos visité fueron sus discotecas.

Cala Martina

Cala Martina

Ya para empezar nuestro alojamiento no fue el más “convencional” en vez de optar por un cómodo y concurrido hotel elegimos un increíble camping frente el mar para pasar el fin de semana. Su nombre “Camping la playa” ya te da una pista de dónde está ¿verdad?, pues sí, esta en Cala Martina.

Vistas desde el camping la playa Ibiza

Vistas desde el camping la playa Ibiza

Cometimos un gran error al pensar que no necesitábamos alquilar un coche en Ibiza ya que no es muy grande y confiamos en movernos en autobús, fue un desastre. Para llegar desde el puerto de Ibiza hasta Santa Eulalia donde se encontraba el camping tardamos más de 1 hora y eso que sólo estaba a 17 km pero para llegar teníamos que coger dos autobuses que combinaban muy  mal los horarios entre ellos.

El largo camino mereció la pena al llegar, al ser temporada baja no fue difícil colocar la tienda justo enfrente del mar aunque la aventura con los autobuses regresó cuando quisimos visitar d’Alt Vila (el casco antiguo de Ibiza).

Desde el centro de la ciudad las casas blancas y las históricas murallas nos fueron atrayendo y fuimos subiendo por estrechas callejuelas llenas de historia y encanto hasta la parte más alta de la ciudad de Ibiza. Empezamos al atardecer pero cuando llegamos arriba ya era completamente de noche y las luces del puerto dibujaban un precioso paisaje.

Vistas de Ibiza de noche

Vistas de Ibiza de noche

Por el camino vimos parejas de recién  casados fotografiandose  junto a los milenarios arcos de piedras, improvisados mercadillos hippies, elegantes restaurantes y encantadoras tiendas. La pena es que esto sólo pasa durante la temporada de verano porque volví otra vez en enero y esta todo cerrado aunque también tenía su encanto y por supuesto nadie nos molestaba para hacerte una foto frente a su imponente catedral.

Nosotros optamos por cenar cerca del puerto donde hay restaurantes más asequibles para después seguir con el paseo y ver los curiosos desfiles de los gogos de las diferentes discotecas.

A la mañana siguiente hicimos algo increíble, nos despertamos con los primeros rayos de sol y nos pegamos el primer baño del día. Después desayunamos en el chiringuito del camping donde por cierto el día de antes habíamos comido de lujo. Si no eres mucho de tienda de campaña también hay bungalows a precios también muy económicos.

Chiringuito del camping

Chiringuito del camping

Yo estoy deseando volver y pasar unos días de relax pero desde luego en mi próxima visita alquilaré un coche y recorreré las playas y rincones con más encanto de Ibiza. ¿Que me recomendáis?

La mejor manera de no perderte ninguno de mis post es suscribirte por email 😉

Post de otros viajeros #Postamigo 

Diario de viaje de Kiana Playas Ibicencas