Cala San Vicente: ruta por sus playas

La Cala San Vicente es el nombre de una aldea que pertenece al municipio de Pollença, en la zona norte de la isla de Mallorca. En esta aldea hay cuatro playas, Cala Barques (no confundir con Cala Varques que está cerca de Manacor), Cala Clara, Cala Molins y Cala Carbó.

Yo os propongo primero una ruta por las 4 playas porque son muy diferentes, luego ya podéis elegir la que más os guste para las próximas visitas. Además de estas cuatro playas, la Cala San Vicente tiene una zona de baño llamada el Maressar donde se puede practicar coastering (lanzarse al agua desde los acantilados).

Cala Barques, tramo final de escaleras

La ruta comienza en Cala Barques, la primera playa que te encuentras al llegar a la Cala San Vicente. Hay un parking gratuito justo al llegar y diferentes zonas muy visibles donde aparcar. Las vistas desde el aparcamiento ya son preciosas, no sólo en verano, en invierno y sobre todo en día de temporal es un gran lugar para disfrutar de tan bello lugar.

A la playa se accede primero por una cuesta y luego por unas cuantas escaleras (5 o 6) por lo que es fácil bajar con carritos para bebés. Para disfrutar de esta playa lo mejor es alquilar un velomar, que aunque suene un poco a cosas que sólo harían los turistas yo os lo recomiendo. Con el velomar puedes alejarte de la orilla y disfrutar de unas aguas cristalinas con la montaña del Cavall Bernat al fondo, una imagen que nada tiene que ver con la que se puede obserbar desde la orilla.  Además lanzarse al agua desde el tobogán es también una divertida experiencia para los niños.

Vistas desde el velomar

Montaña del Cavall Bernat desde el velomar

Si  queréis comer a la sombra y os da pereza instalar la sombrilla, antes de bajar a la playa hay también un parque (sin columpios) con mesas para realizar un picnic. Si preferís un restaurante, Cala Barques tiene varios casi a pie de playa donde disfrutar de una rica paella frente al mar, pero también es ideal para ir a cenar, buenas vistas y tranquilidad absoluta

Tras el primer chapuzón lo mejor es ir a la cala vecina, Cala Clara donde normalmente hay menos gente por ser menos conocida y de más difícil acceso. Es más complicado acceder sobretodo con carritos de bebé, ya que hay unas largas escaleras para bajar hasta ella. También se puede acceder más fácilmente desde Cala Barques por un paseo que bordea el Hotel don Pedro de acceso público. El paseo se ve a la derecha en la primera foto del post.

Playa Cala Clara

Cala Clara es una playa de arena pero el agua tiene rocas, por eso tiene unas aguas tremendamente cristalinas y es ideal para bucear, se pueden ver grandes bancos de peces de colores. Las largas escaleras hasta la playa tienen su recompensa!

Aguas de Cala Clara

En la misma calle por la que se baja a estas dos primeras playas hay restaurantes, dos supermercados y una farmacia, así que cualquier cosa que necesitéis está cerca. Hay que girar por el Hotel Marinas en dirección al mar para visitar el Maressar. Esta zona de baño tiene unas espectaculares vistas y es el lugar perfecto para realizar coastering desde diferentes alturas.

Acantilado más alto del Maressar

El acantilado más alto debe tener unos 5 metros y el otro unos 2 y medio. Hay unas escaleras en la roca para subir de nuevo. En el Maressar nos encontramos un caracol muy curioso😉

Una vez de vuelta a la carretera, la ruta continúa cuesta abajo, pero podéis parar en el mirador  para hacer preciosas fotos con el Cavall Bernat de fondo. Si queréis coger el coche en la próxima playa también hay parking gratuito.

Vistas desde el mirador

¿Cuál es la siguiente playa de la ruta? pues es la que da nombre a la aldea, la playa Cala Molins. Esta playa totalmente de arena es la que más servicios tiene, dispone de baños y un bar que pertenece al Hotel Molins pero que está disponible también para los visitantes de la playa. Aun así hay otros restaurantes alrededor de la playa, tanto para comer como para cenar por la noche. Para acceder a la playa también hay escaleras, pero pocas.  En días de temporal en esta playa hay grandes olas, es todo un espectáculo verlas chocar contra las rocas.

Cala Molins

La última de las playas es Cala Carbó, la más virgen de todas. Desde Cala San Vicente hay que seguir la carretera que bordea la costa. Lo mejor es dejar el coche en el aparcamiento e ir haciendo una pequeña excursión, también puedes arriesgarte a ir con el coche pero hay poco sitio para aparcar junto a la cuneta. Cala Carbó es una pequeña calita de rocas ideal para bucear y tomar el sol. Lo malo que como es tan pequeña puede que al llegar no haya mucho sitio para poner la toalla, pero aun así un baño rápido en esta playa siempre merece la pena.

Cala Carbó

En un día podéis hacer esta ruta perfectamente, pero si preferís pasar el día en una sola de ellas podéis escoger la que más os guste😉

Nota:Las dos últimas fotos son de una buena amiga que vive todo el año en la Cala San Vicente y está enamorada de este lugar! Si queréis ver más fotos os dejo como siempre con una galería con algunas fotos más.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otros post viajeros sobre esta zona

unaarjoneraenmallorca Calitas de Pollença

Etiquetas: , ,

About Julia Comino

Diplomada en Turismo y amante de los viajes! Interesada en marketing on.line y redes sociales.

2 responses to “Cala San Vicente: ruta por sus playas”

  1. Garden Hotels says :

    !Muy buena guía!🙂 saludos!!

Trackbacks / Pingbacks

  1. CALITAS EN POLLENÇA | unaarjoneraenmallorca - agosto 13, 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s