La belleza de los lagos de Plivitze, CroaciaThe Plivitze lakes, Croatia

Foto2

Con el siguiente relato participé en el primer concurso de relatos cortos organizado por Touristeye, aunque no conseguí quedar entre los diez finalistas por falta de votos, mi mayor premio es que ha todos los que hayan tenido la oportunidad de leerlo les haya gustado. Muchas gracias a tod@s los que me votasteis!

  • De camino

Tras varios días de ruta por la costa de Croacia nos dirigimos hacia el interior, a la zona más rural del país. Atrás quedaron las maravillosas vistas al mar Adriático, un paisaje tan peculiar que se te queda grabado a fuego en la retina. A un lado bellos pueblos medievales abiertos al mar y con vistas a miles de islas e islotes, al otro lado, elevadas montañas que esconden un lugar muy diferente.Una extraña sensación te invade cuando aún con el bikini puesto pierdes de vista el mar, único compañero de viaje hasta el momento, y te adentras de golpe en una carretera que parece no tener fin, rodeada de campos de cultivo y pequeños pueblos aislados de los núcleos más turísticos. Aún a pesar del maravilloso paisaje decidimos coger un tramo de autopista para reducir las horas en carretera. Pero nos llevamos una grata sorpresa al comprobar que conducir por esa autopista era toda una experiencia, una sucesión de puentes e interminables túneles se intercalaban con unas vistas increíbles.

Nos aproximábamos a nuestro destino y se sucedían un sinfín de pequeñas casitas diseminadas a lo largo de la carretera con un tipo de construcción que nos indicaba claramente que nos encontramos en plena montaña. Eran casas unifamiliares, con tejados a dos aguas y un pequeño porche a la entrada. Muchas de estas casas son pequeños hoteles rurales como el que nos espera para pasar la noche. Algo que nos llamó mucho la atención fue la ausencia de verjas, solo una línea imaginaria separa una propiedad de otra.

  • El alojamiento

A sólo 2 km de la entrada número 2 del Parque encontramos nuestro alojamiento, un pequeño hotel rural de aproximadamente 10 habitaciones que seguía la estética de las casas que nos habíamos encontrado por el camino. Cansados del largo viaje de unas 3 horas en coche desde la ciudad de Split, al contrario que en otras ocasiones, no nos quedamos disfrutando de la habitación, sino que dejamos las maletas y salimos fuera a disfrutar de la naturaleza que nos rodeaba. Estratégicamente colocado encontramos un balancín donde disfrutar de las vistas, más tarde comprobamos que desde nuestra habitación teníamos exactamente las misma vistas, todo un lujo. El estilo rústico del hotel por fuera no tenía nada que ver con el diseño interior. El comedor estaba decorado totalmente en blanco con un aire muy minimalista, demasiado moderno para la parrillada de carne y verduras de su propio huerto que nos sirvieron para la cena. Una vez en la habitación sí que disfrutamos de las comodidades modernas, una gran bañera y un diseño muy agradable. Eso sí, por muy a gusto que se estuviera en el interior, apetecía mucho más pasar el resto del día en la terraza.  Un lugar ideal en el que disfrutamos de una agradable conversación a la luz de las velas y una entretenida partida de cartas con el sonido de la naturaleza de fondo. Aunque la sensación era de estar perdidos en mitad de la montaña, el wifi del hotel te hacía sentirte menos aislado y nos permitía compartir las pintorescas fotos del lugar con la familia y amigos.

Como no podía ser de otra manera el desayuno fue también de lo más rústico, una tortilla de queso de huevos frescos. Aunque lo intentamos, nos fue imposible empezar la mañana con ese tipo de desayuno, añoramos entonces un buen cola-cao con galletas.

  • Disfrutando del parque

Aunque la distancia hasta el parque era sólo de 2km preferimos ir con el coche y dejarlo en el parking de la entrada, bastante caminata nos esperaba después. Compramos los tickets (aunque en ningún momento nos los pidieron) y empezamos el recorrido. El que nosotros escogimos (hay 3 diferentes) duraba entre 4 y 6 horas y comenzaba en la parte alta del parque, lugar al que te llevan con un pequeño tren. Una vez arriba todo el camino es hacia abajo y haces el 90% del recorrido sobre pasarelas de madera.

Aunque el mayor atractivo del lugar son sus magníficas cascadas, el resto del recorrido no te deja indiferente. Grandes lagos, muchas veces a ambos lados del camino y frondosos bosques que te dejan sin palabra y que te permiten hacer unas fotos increíbles.

A mitad del recorrido hay un gran lago que te lleva en barco de nuevo a la entrada por si  quieres finalizar la excursión o hasta otra parte del parque en dirección a las cascadas más grandes. Aunque llovía a mares no dudamos en continuar el recorrido.

Con lo que no contamos era que el barco era descubierto y nuestros chubasqueros no fueron suficientes para frenar el agua que entraba, así que terminamos algo mojados. Tras recuperar fuerzas en uno de los restaurantes que encontramos decidimos arriesgarnos y continuar a pesar de la lluvia. Bastante mojados llegamos al final del recorrido dónde nos esperaba una gran cascada de 75 metros y una increíble vista de la secuencia de pequeñas cascadas por las que habíamos pasado y que en su conjunto formaban un paisaje único.

Lo mejor de hacer una ruta en coche es que siempre llevas la maleta contigo así que pudimos cambiarnos de ropa, ya que, nos esperaba otro largo camino hasta la isla de Krk. Fueron otras 3 horas más de coche a través de un puerto de montaña que descendía hacia a la costa. Lo más increíble fue poder combinar cultura, playa y montaña en el mismo viaje.

Más posts de Croacia

Relatos de otros viajeros #Postamigo                                                     

Mi baúl de blogs  visita de los lagos de Plitvice, ruta y recorrido con grandes fotografías

fmanega por el Mundo Ni el mas bello lugar escapa del horror , relato lleno de historia

La mejor manera de no perderte ninguno de mis post es suscribirte por email 😉

[mailchimpsf_form]

With the following account participated in the first short story contest organized by TouristEye, but did not get to be among the ten finalists for lack of votes, my greatest reward is that it has all those who have had the opportunity to read it liked it. Thank you very much to everyone s me you voted!

  • On the way

After several days of route along the coast of Croatia we headed inland to the more rural area of the country. Gone are the wonderful views of the Adriatic Sea, a landscape so unique that sticks burned into the retina. On one side open beautiful medieval villages overlooking the sea and thousands of islands and islets, on the other hand, high mountains that hide diferente.Una a very strange feeling comes over you when you put the bikini even lose sight of the sea, only traveling companion so far, and suddenly you venture on a road that seems to have no end, surrounded by fields and small villages isolated from the nuclei of interest. Yet despite the wonderful scenery we decided to get a stretch of highway to reduce hours on the road. But we got a pleasant surprise to find that drive on that highway was quite an experience, an endless succession of bridges and tunnels were interspersed with incredible views.

We were approaching our destination and have been as countless small houses scattered along the road with a type of construction that we clearly stated that we are in the mountains. They were family houses, with gables and a small porch at the entrance. Many of these houses are small rural hotels as we wait for the night. Something that caught my attention was the absence of gates, only an imaginary line separating one property from another.

  • The accommodation

Just 2 km from the park entrance number 2 find our accommodation, a small rural hotel of about 10 rooms following the aesthetics of the houses that we had met along the way. Tired from the long journey of about 3 hours drive from the city of Split, unlike other times, we are not enjoying the room, but we left our bags and went outside to enjoy nature around us. Strategically placed find a rocker to enjoy the view, later found that from our room we had exactly the same views, a luxury. The hotel’s rustic outside had nothing to do with the interior design. The dining room was decorated entirely in white with a very minimalist, too modern for grilled meat and vegetables from your own garden which was served for dinner. Once in the room did enjoy modern amenities, a large bath and a very nice design. That yes, very comfortable which was inside, wanted much rather spend the day on the terrace. An ideal place to enjoy a pleasant conversation at a candlelight and a fun game of cards with the sound of nature background. Although the feeling was of being lost in the middle of the mountain, the hotel wifi made ​​you feel less isolated and allowed us to share the picturesque scene photos with family and friends.

How could it be otherwise breakfast was also most rustic, a cheese omelet with fresh eggs. Although we tried, we were unable to start the morning with that kind of breakfast, then we miss a good hot chocolate and cookies

  •  Enjoying the park

Although the distance to the park was only 2km prefer to go with the car and leave it in the car park entrance, pretty hike awaited us later. We bought the tickets (although in no time we ordered them) and started the tour. The one we chose (there are 3 different) lasted between 4 and 6 hours and started at the top of the park that take place with a small train. Once all the way up is down and do 90% of the tour on wooden walkways.

though the main attraction of the place is its magnificent waterfalls, the rest of the tour does not leave you indifferent. Great Lakes, often on both sides of the road and lush forests that leave you speechless and that let you do some amazing photos.

Halfway there is a great lake boat that takes you back to the entrance if you want to end the tour or to another part of the park in the direction of the largest waterfalls. Although it rained in torrents not hesitate to continue the journey.

What they did not have was that the ship was discovered and our raincoats were not enough to stop the water coming in, so we ended up something wet. Having regained power in one of the restaurants we found decided to risk and continue despite the rain. Pretty wet end of the tour we got to where we expected a big waterfall of 75 meters and an incredible view of the sequence of small waterfalls through which we had passed and that together formed a unique landscape

Best to make a route by car is that you always carry the suitcase so we could change clothes because we expected another long journey to the island of Krk. It was another 3 hours of driving through a mountain pass leading down towards the coast. The most amazing thing was to combine culture, beach and mountains in the same trip.

More posts of Croatia

Etiquetas: , , , , , , ,

About Julia Comino

Diplomada en Turismo y amante de los viajes! Interesada en marketing on.line y redes sociales.

2 responses to “La belleza de los lagos de Plivitze, CroaciaThe Plivitze lakes, Croatia”

  1. soniacr says :

    Muy interesante el artículo sobre los lagos Plivitze, no sabía que estaban en una zona de montaña. La verdad es que son uno de los motivos por los que me gustaría volver a Croacia y por lo que he leído en tu artículo no tan solo merece la pena visitar el parque sino que también los alrededores, con los hotelitos rurales ya merecen la pena en sí mismos… a ver si hay suerte y puedo ir alguna vez a conocer esa zona de Croacia.

    Un saludo,
    Sonia.

  2. juliacomino says :

    Hola Sonia,
    La zona rural tiene mucho encanto, a lo lagos no les hacen justicia mis fotos, son espectaculares!
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s